Argenzuela, es de uso frecuente. Venetina no tanto.

Cristina Fernandez sigue la huella bolivariana.

Autor: Gustavo Bazzan + Diario Clarín.

Cada vez son más las coincidencias en política económica de los dos países.

KK-KARD  Las nuevas medidas económicas, sorprenderán.

KK-KARD + Las nuevas medidas económicas, sorprenderán.

Venetina y Argenzuela, suelen aparecer en los informes que en el mundo de los negocios y las finanzas se realizan para entender las economías de Argentina y Venezuela. El juego de palabras cobra fuerza al comparar una década de políticas económicas de ambos países.

Los paralelismos son muchos. Pero en los últimos meses se han acentuado. Y no son pocos quienes concluyen, ante las evidencias, que Venezuela es un buen ejemplo para anticipar lo que luego puede ocurrir en la Argentina. Las restricciones y regulaciones en el mercado cambiario, la administración de precios y la política comercial vinculada a la contención de la inflación, sobresalen en este juego de comparaciones y similitudes.

La restricción al acceso de dólares que Cristina F. decidió aplicar pocas horas después de obtener la reelección, en octubre de 2011, fue la normativa que obligó a mirar nuevamente a Venezuela. Allá, el cepo cambiario arrancó mucho antes, en 2003.

Fue la respuesta del ex presidente Hugo Chávez al descalabro económico que siguió al breve golpe de estado que sufrió de 2002. El cepo original de Venezuela se fue perfeccionando con diferentes medidas complementarias, y en los últimos días el presidente encargado Nicolás Maduro anunció nuevos cambios.

Acá el cepo arrancó en noviembre de 2011. En los 17 meses que siguieron, hasta hoy, se anexaron diferentes normativas para tapar la fuga de capitales, aunque el objetivo lejos estuvo de cumplirse.

En Venezuela, el dólar tiene una cotización oficial de 6,3 bolívares. El venezolano que no puede acceder a ese precio y acude al mercado oficial acepta pagar 300% más: 23,50 bolívares. Sigue leyendo

Anuncios